Almacén automático

Almacén automático - Beneficios y tipos

Los almacenes automáticos garantizan numerosas ventajas: una cadena logística más eficiente, segura y constantemente monitorizad en menos espacio.

La organización de un almacén es una elección tan compleja como estratégica para cualquier empresa. Estanterías industriales, almacenes automáticos, verticales, sistemas con transelevador o pallet shuttle: en el mercado existen muchas soluciones y cada empresa debe evaluar la que mejor se adapte a sus necesidades y a su producto.

El almacén automático: numerosas ventajas de la automatización

Los almacenes automáticos actualmente son los sistemas más utilizados para el almacenaje y la manipulación de materiales. Los motivos son fáciles de entender: gracias a los diferentes tipos disponibles en el mercado y al uso de tecnologías cada vez más de vanguardia, estas soluciones ofrecen ventajas a las empresas desde diferentes puntos de vista.
En particular:

  • optimización de los espacios
  • precisión y velocidad de las operaciones
  • control de calidad
  • monitorización del rendimiento del almacén
  • seguridad de los operadores
  • eficiencia de la cadena logística
El almacén automático: numerosas ventajas de la automatización
De 5 a 10 veces menos espacio ocupado

De 5 a 10 veces menos espacio ocupado

Un primer beneficio importante garantizado por un almacén automático es el ahorro de espacio. De hecho, a igualdad de cantidad de mercancía almacenada, esta solución ocupa un área de 5 a 10 veces menos que un almacén tradicional. Para muchas empresas, este es un aspecto vital cuando el aumento de las necesidades de almacenaje encuentran la imposibilidad de ampliar la superficie. También se traduce en ahorros significativos, sobre todo donde el suelo tiene un alto valor económico: un almacén automático permite liberar espacio que se puede usar para otras funciones.

Mayor precisión en la gestión del stock

Otro aspecto interesante relacionado con el almacén automático es la posibilidad de gestionar el stock con gran precisión. Este sistema, totalmente automatizado y equipado con un rastreo fiable, permite reducir los volúmenes almacenados sin riesgo de agotar la existecia y, por lo tanto, reducir la inmovilización de capital. La capacidad de rastrear con precisión los datos de la mercancía que pasa por el almacén automático es una ayuda fundamental para aquellos que necesitan monitorizar sus productos. El almacén automático puede saber si la mercancía de un determinado lote, o incluso de un palet específico, está en el almacén, el momento en que ingresó, cuándo salió y para qué pedido se envió. La automatización también permite gestionar perfectamente los envíos de acuerdo con la lógica FIFO (First In First Out), evitando que se olviden palets, que luego se vuelven demasiado «viejos» para ser enviados.

Mayor precisión en la gestión del stock
Mejor control de la calidad

Mejor control de la calidad

La adopción de un almacén automático también trae ventajas directas y concretas en el control de calidad. En función de como se configura el sistema, el almacén puede determinar de manera automática en cuáles y cuántos palets realizar un muestreo de control, mantener bloqueados lotes de productos en espera de comprobación, extraer palets específicos para controles más precisos, extraer todos los productos de un lote determinado para reacondicionamiento o eliminación. En resumen: un almacén automático es una ayuda excelente para la gestión del control de calidad de una empresa.

Reducción de los tiempos de abastecimiento

En casos de producción deslocalizada, el almacén automático se vuelve aún más importante. Cuando los procesos de producción tienen lugar en países alejados de los mercados donde se venden los productos, los plazos de abastecimiento pueden llegar a ser muy prolongados. En estos casos es necesario almacenar grandes provisiones de mercancía y, al mismo tiempo, gestionarlas con gran eficiencia. Sería una contradicción derrochar lo que se ha ahorrado deslocalizando la producción, debido a una logística poco eficiente. También en este caso el almacén automático es la solución ideal porque puede satisfacer estas necesidades gracias a las sofisticadas aplicaciones software que completan el sistema.

Más seguridad con la lógica «mercancía a persona»

Más seguridad con la lógica «mercancía a persona»

El almacén automático es una ventaja incluso para aquellos que preparan pedidos mediante la actividad de picking. En los modelos tradicionales, no automatizados, el picking siempre se realiza con la técnica «persona a mercancía» (man to goods): los operadores recorren el almacén para recoger los diferentes artículos. Un sistema muy utilizado, pero que no puede considerarse altamente eficiente.
La lógica cambia con un almacén automático, que permite la gestión inversa del picking con la técnica «mercancía a persona» (goods to man). Los productos son entregados automáticamente en ubicaciones fijas, bahías de trabajo, donde las operaciones de picking y depósito ocurren. Los muelles de picking se pueden equipar de manera ergonómica, bien iluminados y realizados en entornos que, si fuera necesario, se pueden equipar con sistemas de control de la temperatura de trabajo de los operadores.
Otro aspecto fundamental es la seguridad en las operaciones de recogida y depósito: con el almacén automático se elimina todo el trabajo en altura con medios de elevación que pueden causar accidentes en el trabajo o daños a los equipos (estanterías y carretillas elevadoras).

Un sistema de picking con menos errores y más eficiencia

Otro beneficio evidente que deriva del uso de un almacén automático es la reducción de los tiempos de picking y de entrega de un pedido, tanto en el caso de recogidas en palets enteros como en bultos mixtos. Con el modo «mercancía a persona» se obtienen mejores rendimientos y se eliminan por completo los errores de recogida. Un almacén automático, especialmente si es autoportante, se limita generalmente a una zona segregada y esto permite equiparse para obtener ventajas con respecto a la seguridad y conservación de la mercancía, en particular en la prevención y extinción de incendios y en el control y tratamiento del aire. Por último, un almacén automático reduce considerablemente la cantidad de personal dedicado - conductores de carretillas, recogedores - liberando recursos importantes para destinar al negocio principal de la empresa.

Un sistema de picking con menos errores y más eficiencia
Muchas ventajas en un único sistema «a medida»

Muchas ventajas en un único sistema «a medida»

La introducción de un almacén automático aporta ventajas en cuanto a eficiencia y calidad. Las soluciones enappropriate el mercado son muchas y diferentes dependiendo de las necesidades que cada empresa y cada mercado presentan. Por dicho motivo, las evaluaciones deben ir más allá de los elementos principales e inmediatamente obvios, como la disminución de la superficie y la reducción del personal. Se deben considerar también los «costes ocultos» de la logística tradicional: el mantenimiento y la gestión ordinaria de grandes áreas de almacén, los errores, el conocimiento insuficiente de las existencias de almacén, el inventario, la seguridad en el lugar de trabajo.
La experiencia demuestra que una inversión a medio plazo es siempre económicamente apropiada. La tecnología actual también ofrece soluciones que pueden actualizarse en caso de un futuro crecimiento, lo que permite a las empresas avanzar hacia la logística automatizada con inversiones iniciales limitadas.

CONTÁCTENOS PARA MÁS INFORMACIÓN

Para recibir más información llenar el formulario.