Almacén automático

Almacenes automáticos: diferentes tipos para distintas necesidades

Los almacenes automáticos se distinguen en diferentes tipos: tradicionales, autoportantes, con transelevador y con lanzaderas de nivel.

Optimización de los espacios, eficiencia, seguridad, control de calidad y gestión de las existencias. Las ventajas de un almacén automático son numerosas. Sin embargo, no todos los almacenes son iguales, y se distinguen principalmente por el posicionamiento en la cadena logística, la estructura física y el tipo de tecnología adoptada. Estos son factores que una empresa debe tener en cuenta para elegir la solución que responda de manera más eficaz a las necesidades del sector en el que opera, del producto y del espacio disponible.

Veamos cuáles son los principales tipos de almacén automático.

Almacenes de materias primas, productos semielaborados y terminados

Una primera distinción se refiere al posicionamiento del almacén dentro de la cadena logística. De acuerdo con esto, hay almacenes de materias primas, almacenes de semielaborados (también llamados interoperables) y almacenes de productos terminados.

Almacenes de materias primas, productos semielaborados y terminados
Almacenes tradicionales y autoportantes

Almacenes tradicionales y autoportantes

Una segunda subdivisión depende de la estructura física del almacén automático. En este caso hay dos soluciones principales: el almacén automático tradicional y el almacén autoportante.
El almacén tradicional está formado por estanterías metálicas comunes situadas en el interior de un edificio generalmente existente. En cambio, en el almacén autoportante es la estantería que sostiene las paredes y el revestimiento, convirtiéndose así en un edificio propiamente dicho. Normalmente, es un edificio de dimensiones importantes: en media se realizan sistemas de 25 metros de altura, pero incluso pueden llegar a 40. Independientemente de las dimensiones, todos los almacenes automáticos tienen las dimensiones adecuadas para soportar los empujes concomitantes debidos a una acción sísmica.

Almacenes con transelevador y lanzaderas de nivel

Los almacenes automáticos se diferencian también según los tipos de automatización, en particular de los sistemas que realizan el depósito y la recogida, y según las unidades de carga que gestionan (palets, contenedores, cajas, etc.). La distinción principal es entre los almacenes con transelevador y los almacenes con lanzaderas de nivel.

Almacenes con transelevador y lanzaderas de nivel
Operaciones que se realizan en los almacenes automáticos

Operaciones que se realizan en los almacenes automáticos

Tomando como ejemplo los almacenes automáticos para productos terminados – que es la tipología más utilizada en la actualidad – dos son los casos principales de uso: en la parte terminal de una actividad manufacturera o en el centro de almacenaje de mercancías producidas en sitios lejanos. Ya sea que las unidades de carga sean de una o múltiple referencia o de mono o múltiple cantidad, las operaciones fundamentales que se pueden realizar en un almacén son tres: 

  • Entrada enteros
  • Salida enteros
  • Recogida y Reposición

 En las operaciones de picking, el operador permanece parado y la mercancía le llega a una estación predeterminada (la estación de recogida/reposición) a través de transportadores especiales, líneas de transporte y lanzaderas de servicio del almacén. La estación está equipada con todo lo necesario para realizar las actividades guiadas por un terminal de datos conectado a un software personalizado (WMS). La estación de trabajo se completa con los lectores de códigos de barras, balanzas, impresoras de etiquetas y picking list.
Los sistemas automáticos también recurren a un picking automático: en este caso el dispositivo de recogida (brazo antropomorfo de un robot con pinza de recogida especial) es la que realiza el picking, tanto de un bulto solo como de capas de material.

CONTÁCTENOS PARA MÁS INFORMACIÓN

Para recibir más información llenar el formulario.