Guía para las estanterías – Los factores de elección

Las estanterías industriales siguen siendo una solución válida y eficaz para las necesidades de almacenamiento de empresas de todos los sectores de productos.

Una estantería para piezas de repuesto para automóviles. Así comenzó la aventura de Ferretto Group en 1956. Entonces se llamaba Armes. Conforme pasaba el tiempo, cambió el nombre, la producción se diversificó, concentrándose en la automatización, sin embargo esa estantería sigue siendo uno de los productos de catálogo de la empresa. Incluso en el mercado actual, las estanterías, en sus diferentes formas: para palets, por gravedad, drive-in, flow-rail, compactables, cantilever, siguen siendo una solución que las empresas de diferentes sectores optan para satisfacer sus necesidades de almacén. Veamos por qué.

Dos lógicas opuestas: Man-to-goods y Goods-to-man

Dos lógicas opuestas: Man-to-goods y Goods-to-man

Antes de entrar en detalles, demos un paso atrás. En logística hay dos formas de guiar la organización de los sistemas y, específicamente, las operaciones de picking: Man-to-goods: sistema en que el operador se mueve y llega a la zona de almacenamiento para recoger y manipular el producto; Goods-to-man: sistema en que la mercancía es recogida y llevada al operador. Las estanterías generalmente responden a la lógica «Man-to-goods» mientras que la lógica «Goods-to-man» es garantizada principalmente por los almacenes automáticos.

LIFO o FIFO: ¿qué significan?

Los diferentes sistemas también se distinguen por la lógica que rige el proceso de almacenamiento de los productos. Las alternativas son dos y se denominan con los acrónimos FIFO y LIFO. FIFO significa First In First Out, en español «primero en entrar, primero en salir»: este sistema permite liberar los stocks del almacén, ya que las primeras cargas realizadas también son las primeras en ser recogidas. De esta manera se asegura que no queden parados stocks en el almacén: un aspecto fundamental si pensamos, por ejemplo, en empresas que trabajan con productos perecederos o con fecha de caducidad. LIFO en cambio es el acrónimo de «Last In First Out», es decir «último en entrar, primero en salir»: este sistema es menos flexible que el anterior y puede ser apto como solución de almacenamiento de alta densidad si las unidades de carga, presentes en grandes cantidades, no tienen problemas de caducidad y, por ejemplo, se desea almacenar material de salida, dividido por cliente y/o área geográfica.

LIFO o FIFO: ¿qué significan?

El objetivo de un sistema logístico es garantizar eficiencia, funcionalidad y optimización del espacio. Las formas para lograrlo son diferentes y dependen de algunos factores que resultan estratégicos para elegir la solución más adecuada. Los principales son:
- El espacio: el proyecto de un almacén debe comenzar desde la evaluación del área disponible, es decir, el edificio con todas sus medidas y limitaciones;
- El grado de selectividad: las características requeridas de sistemas de almacenamiento y manipulación varían en función del número de artículos y códigos, y de una alta o baja densidad;
- Las unidades de carga: siempre hay que tener en cuenta las características de peso y dimensión de la unidad de carga. Además, hay empresas que trabajan con cajas (por ejemplo, en los sectores del calzado y farmacéutico), otras con palets (por ejemplo, en la gran distribución y fábricas de alimentos) y otras con perfiles en paquetes de incluso 6 metros de largo: la estructura debe permitir un almacenamiento fácil y seguro de cualquier unidad de carga.

Estos factores tienen una influencia decisiva en las soluciones a adoptar, tanto en lo que respecta a los sistemas de almacenamiento como a los medios de recogida y manipulación.

CONTÁCTENOS PARA MÁS INFORMACIÓN

Para recibir más información llenar el formulario.